Federico García Lorca (por Luisa)

Federico García Lorca es un gran poeta, director y autor de teatro español del siglo XX nacido en 1898 en la provincia de Granada. En 1919, se va a vivir a Madrid en la Residencia de Estudiantes donde viven muchos intelectuales y artistas de la época y donde conocerá el cineasta Luis Buñuel, el poeta

Garcia_Lorca
Fuente : https://www.flickr.com/photos/bqto/5408617874 (imagen libre de usos no comerciales)

Rafael Alberti, y el pintor Salvador Dalí.

De su amistad con Buñuel y Dalí, nacerá uno de los grandes momentos del movimiento surrealista.

Con otros escritores y poetas cree un grupo literario con nuevas ideas llamado generación del 27. La primera acción del grupo será en el Ateneo de Sevilla en el año 1927. El grupo del 27 representa uno de los grandes momentos de creación intelectual y artística de la historia de España.

Lorca se hace amigo del torero Ignacio Sánchez Mejías y cuando éste muere en el año 1934 en la plaza de toros compone un poema llamado Llanto por Ignacio Sánchez Mejías.

Lorca crea en el año 1931 una compañía de teatro llamada la Barraca y con la cual presenta muchas de sus obras como La casa de Bernarda Alba o Bodas de sangre.

Lorca a escrito muchos poemas y a escrito un pequeño poema llamado Vuelta de paseo que hace parte de la colección de poemas Poeta en Nueva York que habla de una otra personalidad de Lorca.

Lorca es ejecutado por los franquistas en el 19 de agosto de 1936 porque era un homosexual republicano.

Después de su muerte, sus obras son prohibidas en la España de Franco.


He elegido Federico García Lorca porque es un gran escritor y porque es muy popular en España y porque para mí representa lo mejor de España: juventud, alegría y creatividad. Es el personaje perfecto para el nombre de la promoción Bachibac 2018-2021 porque representa bien las valores intelectuales y ciudadanos que me gustaría que definieran a nuestra promoción. [Luisa A., sept. de 2018]

One response to “Federico García Lorca (por Luisa)

  1. Hemos recibido un comentario recién de parte de Alma (3e), que había ya redactado un comentario sobre “Quien te cantara”, sobre uno de los poemas de Garcia Lorca. Somos muy contentos poder publicar su comentario que completa el trabajo de Luisa (2nde Bachibac).
    ——————————————

    FEDERICO GARCIA LORCA
    por Alma, 3ème, Notre Dame de France

    Federico García Lorca es un poeta español. Nació el 5 de junio de 1898 y murió el 19 de agosto de 1936. Entonces tenía 38 años.

    En 1916, García Lorca tiene sólo 17 años. Empieza a estudiar filosofía, letras y derecho en la universidad de Granada en Andalucía. Dos años más tarde, se instala en Madrid, dónde conoce varios intelectuales. Entre sus amigos se encuentra Antonio Machado que también es un poeta muy famoso español.

    En 1929, García Lorca hace un viaje a Nueva York y a Cuba. Allí se inspira y cuando vuelve a España funda un grupo teatral que se llama La Barraca. Quiere que todo el mundo pueda ir al teatro.

    Pero en 1936, Franco toma el poder en España. Es un dictador y no acepta las ideas políticas liberales de García Lorca. En un viaje a Granada, García Lorca es detenido y fusilado.

    LA SANGRE DERRAMADA
    García Lorca es homosexual. España en esa época es una sociedad católica que no acepta a los homosexuales. El poema, La sangre derramada, trata de la muerte de un torero, Ignacio Sánchez-Mejía, del que García Lorca estaba enamorado. García Lorca está desesperado de perder a Ignacio.

    La sangre derramada es un poema muy triste. Repite no quiero verla todo el tiempo. Habla de la sangre de Ignacio que está sobre la arena. También es un poema muy bello. Habla de jazmines, de animales y de la luna. Cuando lo leo siento toda su desesperación.

    Pero también quiero decir que personalmente no acepto las corridas de toros. Odio que los toros se mueran sólo para que la gente se divierta. Este verano, cuando estuve en Bayonne, vi un toro muerto a la salida de la arena. En ese momento odié a todos los toreros.

    Así que la poesía de García Lorca me apena. Me apena pensar que él perdió a la persona que quería tanto. Me apena que Ignacio, el compañero de García Lorca se haya muerto. Pero no Ignacio el torero.

    EL POEMA LA SANGRE DERRAMADA

    ¡Que no quiero verla!

    Dile a la luna que venga,
    que no quiero ver la sangre
    de Ignacio sobre la arena.

    ¡Que no quiero verla!

    La luna de par en par.
    Caballo de nubes quietas,
    y la plaza gris del sueño
    con sauces en las barreras.

    ¡Que no quiero verla!

    Que mi recuerdo se quema.
    ¡Avisad a los jazmines
    con su blancura pequeña!

    ¡Que no quiero verla!
    La vaca del viejo mundo
    pasaba su triste lengua
    sobre un hocico de sangres
    derramadas en la arena,
    y los toros de Guisando,
    casi muerte y casi piedra,
    mugieron como dos siglos
    hartos de pisar la tierra.
    No.

    ¡Que no quiero verla!

    Por las gradas sube Ignacio
    con toda su muerte a cuestas.
    Buscaba el amanecer,
    y el amanecer no era.
    Busca su perfil seguro,
    y el sueño lo desorienta.
    Buscaba su hermoso cuerpo
    y encontró su sangre abierta.
    ¡No me digáis que la vea!
    No quiero sentir el chorro
    cada vez con menos fuerza;
    ese chorro que ilumina
    los tendidos y se vuelca
    sobre la pana y el cuero
    de muchedumbre sedienta.

    ¡Quién me grita que me asome!
    ¡No me digáis que la vea!

    No se cerraron sus ojos
    cuando vio los cuernos cerca,
    pero las madres terribles
    levantaron la cabeza.
    Y a través de las ganaderías,
    hubo un aire de voces secretas
    que gritaban a toros celestes
    mayorales de pálida niebla.
    No hubo príncipe en Sevilla
    que comparársele pueda,
    ni espada como su espada
    ni corazón tan de veras.
    Como un río de leones
    su maravillosa fuerza,
    y como un torso de mármol
    su dibujada prudencia.
    Aire de Roma andaluza
    le doraba la cabeza
    donde su risa era un nardo
    de sal y de inteligencia.
    ¡Qué gran torero en la plaza!
    ¡Qué buen serrano en la sierra!
    ¡Qué blando con las espigas!
    ¡Qué duro con las espuelas!
    ¡Qué tierno con el rocío!
    ¡Qué deslumbrante en la feria!
    ¡Qué tremendo con las últimas
    banderillas de tiniebla!

    Pero ya duerme sin fin.
    Ya los musgos y la hierba
    abren con dedos seguros
    la flor de su calavera.
    Y su sangre ya viene cantando:
    cantando por marismas y praderas,
    resbalando por cuernos ateridos,
    vacilando sin alma por la niebla,
    tropezando con miles de pezuñas
    como una larga, oscura, triste lengua,
    para formar un charco de agonía
    junto al Guadalquivir de las estrellas.
    ¡Oh blanco muro de España!
    ¡Oh negro toro de pena!
    ¡Oh sangre dura de Ignacio!
    ¡Oh ruiseñor de sus venas!
    No.
    ¡Que no quiero verla!
    Que no hay cáliz que la contenga,
    que no hay golondrinas que se la beban,
    no hay escarcha de luz que la enfríe,
    no hay canto ni diluvio de azucenas,
    no hay cristal que la cubra de plata.
    No.
    ¡¡Yo no quiero verla!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s